¿En qué nivel estás?

[Por Natalie Figueroa]

Cuando somos niños estamos rodeados de restricciones. Vivimos más conscientes de nuestros límites que de las posibilidades. Un adulto Reestriccionesnos daba un “no”, seguido por “porque dije que no” y eso era más que suficiente para entender que no había “break”. Con el pasar de los años, poco a poco vamos descubriendo que las restricciones que nos rodean son imaginarias y que realmente, nadie tiene la capacidad de detener de lo que queramos hacer. Esto no quiere decir que no hay consecuencias a nuestras acciones, pero sí podemos hacer casi cualquier cosa.

Como jóvenes cristianos que somos, debemos estar consciente de esto. ¿Por qué es importante? Porque es tan fácil hacer lo correcto como no hacerlo. Si tomamos el camino equivocado, no vamos a quemarnos las manos y los pies. No nos voltearemos y nos convertiremos en estatuas de sal. Seguiremos caminando y tomando decisiones que nos acercarán más a Dios o  nos alejarán de Él. Nuestro Dios no es bueno porque no le queda remedio. Nuestro Dios es bueno porque Él decide serlo. El Señor espera que nosotros queramos como Él, ser también buenos, justos y amorosos con todo y todos. Su palabra nos insta a imitarlo.

El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. I Juan 2: 6

Nos ha tocado vivir un momento donde la sociedad ha decidido llenar el mundo de áreas grises. La sociedad ha eliminado por completo las líneas imaginarias que separan lo bueno de lo malo y a causa de ello, es aún más fácil hacer lo que no debemos. Entonces, nos han querido imponer que no hay nada bueno o malo, sino que depende de la situación. Sin embargo, Dios no tomará decisiones por nosotros ni nos obliga a ser como Él, pero nos ha prometido un regalo por seguirlo y nos ha dado las herramientas para poder hacer visibles esas líneas imaginarias que la sociedad ha borrado. La palabra de Dios nos ayuda a dividir lo bueno de lo malo, contrario a la sociedad que quiere mezclarlo todo.  ¿Cómo sabemos qué es lo correcto? ¿Cómo sabemos qué es hacer lo bueno? La formula es sencilla. Si Dios es bueno y Dios nunca cambia, tenemos que buscar ser como Él. Las líneas imaginarias no son tangibles, pero tus valores, moral y convicción de Dios te harán percibirlas. Por lo tanto, si el Señor nos dio su palabra y en su palabra habla de Él, en ella podremos ver qué es lo bueno.

“Todo me es lícito, mas no todo me conviene; todo es lícito, mas no todo edifica”I Corintios 10:23

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s