Una prostituta usada por Dios

[Por Elizabeth Vargas]
Dios busca una persona dispuesta a ser utilizada para su obra. Él no mira su currículo o preparación académica, su experiencia de trabajo y tampoco su pasado.  El Señor es soberano y usa a quién quiere y cuando así lo desea.  Solamente está mirando la disposición que hay en el corazón y el anhelo de servir.

La palabra establece en 1 Corintios 1: 27-29 (NVI):
Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos. También escogió Dios lo más bajo y despreciado, y lo que no es nada, para anular lo que es, a fin de que en su presencia nadie pueda jactarse“.
Esto lo vemos ejemplificado en la vida de Rahab. El capítulo 2 de Josué me fascina porque ahí confirmamos que Dios utiliza lo vil y lo menospreciado por la sociedad para Él glorificarse.  Escogió una prostituta, que ya de por sí era marginada y despreciada, para que fuera instrumento en sus manos y ayudara a sus siervos.  Quiero destacar también el hecho de que era mujer porque en esos tiempos las mujeres no tenían mucho protagonismo.  Igual pasa hoy día en esa área geográfica, las mujeres son menospreciadas y tratadas como seres inferiores a los hombres.   Sin embargo, Dios no solamente usa una mujer, sino que utiliza una que era señalada por su pecado.  Así que el Señor rompió con los paradigmas a nivel cultural y social.
Rahab
Rahab reconoció que esos varones eran siervos de Dios y que su familia podría ser salvada si les pedía que tuvieran de ellos misericordia.   Por eso, hacen el pacto que se selló con el cordón de grana en la ventana para que su familia se salvara.
Si aplicamos a nuestra vida tanto el capítulo 1 de Josué, en el que habla de Josué como sucesor de Moisés, como el capítulo número 2, la enseñanza es clave: Dios honra a los que le honran y se compromete con aquellos que están dispuestos a hacer su voluntad y guardar su palabra.  Así como nos hace el llamado para que nos enfrentemos a las guerras que nos corresponden, nos da las herramientas para que podamos lograrlo.
En el caso de Rahab, pues nos enseña que no importa nuestro pasado, Dios puede escogernos y utilizarnos si nos ponemos en sus manos, Él usa a quién quiere y como quiere para que su propósito se cumpla. Si estás pensando que no tienes las cualificaciones para servir en el Reino de Dios, deja las excusas y pon tu corazón dispuesto.  Dios te dará las herramientas y te capacitará para que puedas hacer su perfecta voluntad y cumplir con su propósito para ti. ¿Estás listo(a) para ser un instrumento en las manos del Señor?

Un comentario en “Una prostituta usada por Dios

  1. buenas noche excelente muy bueno justo pensaba en el texto que dice q el Señor no vino a buscar justos sino pecadores al arrepentimiento… es mas lo voy a utilizar para hablarle a otras personas del amor de Jesus

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s