¿Paz en la tormenta?

Paz en medio de la tormenta

Por Sasha Merced

Esta frase puede parecer imposible, contradictoria y absurda; sin embargo, es real. Lo digo porque la he vivido “en carne propia”, como dicen por ahí. Recientemente me dieron la noticia de que no necesitarían más mis servicios en la empresa para la que trabajaba hasta hace unos días. Entonces, te azota ese torbellino de preocupaciones. Sí, porque hace tres meses compré una casa con mi esposo, agotamos con la mayoría de los ahorros por los gastos de cierre, pagamos agua, luz, plan médico, celular, alimentos, gasolina,  en fin, todas las responsabilidades que conlleva la adultez.

Sería ideal que dijera,  “¿y ahora quién podrá defenderme?” y de repente apareciera el Chapulín Colorado con una idea astuta. Pero la realidad es que cuento con alguien mejor y ese es Dios.

El fin de semana antes de que me dieran la noticia sucedieron cosas inexplicables, el Señor habló a mi vida, pero no lo entendí.  Tuve sueños, batallas, mas continué aferrada con todas mis fuerzas. El lunes me reunieron y me dieron la noticia. Sorprendentemente sentí una paz inmensa e inexplicable. Jamás pensé que reaccionaría tan tranquila a tal noticia. ¡Incluso, la persona que me dio la noticia estaba más afectada que yo!

Analizando esta experiencia recordé una hermosa historia. Cuando los discípulos estaban en una barca en medio del mar y eran azotados por una tormenta. Jesús vino a ellos andando sobre el mar y los discípulos se asustaron porque pensaron que era un fantasma. Pero en seguida Jesús les dijo “¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! Entonces le respondió Pedro, “Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas”. Y él dijo “Ven”. Descendió Pedro de la barca y anduvo sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo y comenzando a hundirse dijo: “¡Señor sálvame!”. Al momento Jesús, extendiendo su mano, lo ayudó y le dijo “¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?”. Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento. (Mateo 14)

Tal vez crees que Dios está lejos de ti, pero la realidad es que siempre ha estado ahí. Simplemente tienes que reconocerlo y hacerlo parte de todos tus asuntos.  De esta forma, el Señor te capacitará para caminar sobre las aguas, caminar sobre la tormenta y remontarte ante los momentos de adversidad. De igual manera, te colmará con su única paz para que camines confiado en que Él es quien tiene el timón de tu barca. Podrán venir miles de tormentas, pero Él prometió estar contigo todos los días hasta el fin del mundo (Mateo 28:20).

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”San Juan 14:27

¿De dónde vendrá mi socorro? No es del Chapulín Colorado… ¡mi socorro viene de Jehová!

5 comentarios en “¿Paz en la tormenta?

  1. La verdad me identifique demasiado por que yo llevo 4 meses en Conneticut buscando trabajo,aveces me he desesperado por que mi esposo corre con todos los gastos y le quiero ayudar como todo matrimonio. El siempre me dice espera en Cristo no desmayes… para mi yo ando en la tormenta por esa parte pero luego de que Dios me hablara en la iglesia ando tranquila por que lo veo de esta manera: El me esta buscndo el trabajo perfecto que el quiere para mi y no intervenga con los dias de la iglesia. gracias por este post por que me identifique y ahora mas que los sabemos tus hermanos oraremos juntos para que pronto tengas tu nuevo trabajo Dios les bendiga mucho.

    • Hola Karina, que bueno que te gustó y que te pudiste identificar! Es cierto lo que dice tu esposo, espera en Cristo y no desmayes. Él tiene un mejor plan del que nosotros tenemos para nuestras vidas y de seguro que te está buscando el trabajo que Él quiere para ti. Las tormentas tienen un propósito, son para que Dios se glorifique en nuestra vida y que demos testimonio de lo que Él ha hecho. Además tenemos un motor que nos mueve y esa es la FE. Aunque estemos en medio de la tormenta debemos creer que nuestra bendición viene, pero en el tiempo de Dios.

      Es pues la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se. Hebreos 11:1

      Gracias por tus buenos deseos.
      ¡Dios te bendiga!

      Sasha Merced

  2. En realidad, no hay tormenta (es un invento del ego y todo ego es una ilusion) porque todo sucede para fortalecernos y hacernos ganar experiencia… La suerte no existe y es por ello que debemos asumir todo lo que la vida nos pone delante, viviendolo y haciendolo parte de nuestra experiencia porque estamos aqui para eso, nada mas. Todo es perfecto como esta, todo esta para nuestro crecimiento espiritual en todo sentido.

  3. Simplemente Dios es bueno y su misericordia es grande. Pero nada hace Dios si tú no pones tu confianza en él. Si confiamos y ponemos nuestra vida y cada situación mala o buena en las manos de Dios todo es más agradable, más fácil. Echa sobre mi tu carga nos dice el Señor….confiemos, permitamosle a Dios q nos muestre el camino. No es él acaso nuestro Pastor? dejemos q el nos pastoree por verdes campos, q ensanche nuestro camino, q nos de la luz para brillar para él, q nos purifique con hisopo limpio, q nos lave y nos haga más blancos q la nieve y nos haga dignos de estar en su presencia…

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s