Pensó en ti

Por Elizabeth Vargas

Hoy te levantaste y como de costumbre te miraste al espejo.  Ahí estás, un poco triste, sientes que has perdido la ilusión y el deseo de luchar por alcanzar algo mejor.  Te falta el brillo de los ojos.  No sientes el gozo de la salvación, ni siquiera puedes ser feliz.

Te preguntas cuántas veces más tendrás que tropezar, por qué las cosas no te salen bien y la frustración se quiere apoderar. Solamente ves tus defectos, limitaciones, todo lo que te impide llegar a la meta.  Tranquilo(a), en algún momento también me he sentido igual que tú, sé exactamente lo que sientes, las emociones que experimentas y el dolor que produce la incertidumbre.  Eres humano(a) y es normal que podamos sentirnos desfallecer.

Pero hay una promesa de parte de Dios para ti, solamente tienes que ir tras el sueño de Dios, aunque en el proceso tengas que pasar por momentos difíciles y dolorosos. Sin duda, Él pensó en ti antes de que te formaras en el vientre de tu madre y estableció un plan perfecto para tu vida.

En el  libro de Jeremías, Capítulo 1, del verso 5 al 8 podemos ver la manera en que Dios trabajó con las inseguridades, los complejos y los temores de este profeta.  De la misma forma, Dios pensó en ti y mira lo que te dice:

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. Y yo dije: !!Ah! !!ah, Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová.

Otra versión de la Biblia afirma:

 “Antes de darte la vida, ya te había yo escogido; antes de que nacieras, ya te había yo apartado; te había destinado a ser profeta de las naciones.” Yo contesté: “¡Ay, Señor! ¡Yo soy muy joven y no sé hablar!” Pero el Señor me dijo: “No digas que eres muy joven. Tú irás a donde yo te mande, y dirás lo que yo te ordene. No tengas miedo de nadie, pues yo estaré contigo para protegerte. Yo, el Señor, doy mi palabra.

Entonces, ¿hasta cuándo te estarás lamentando? ¿Seguirás llorando? ¿Cuáles son tus excusas?  Jeremías se subestimó, no creyó que tuviera la edad ni la capacidad para comunicar lo que Dios le había dicho.  Pero el Señor fue muy claro en decirle que no tenía por qué temer porque Él estaría a su lado, lo capacitaría y le daría las herramientas para lograr el propósito.  Asimismo, lo hace contigo.

Dios pone el querer como el hacer en tu corazón, así que te corresponde dejar las excusas, reconocer tus potenciales, tus capacidades, desarrollarte aún más y vencer los obstáculos que se puedan presentar para que cumplas con tu llamado porque Dios pensó en ti.

Y tú, ¿vas a hacer la voluntad de Dios? ¿Recibes esta palabra?

2 comentarios en “Pensó en ti

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s