En tan solo 33 minutos

Por Kevin Daniel Cruz Reyes

Yo: Dios; si estás ahí, por favor contéstame, necesito hablar contigo, es urgente. Sé que estás ahí, sé que me estás escuchando, no me ignores, no vez que el silencio es agobiante… Dios… ¡Dios!

Dios: Dime hijo…

Yo: ¿Quién se burla de mí? ¿Quién está ahí? ¿Es… es Dios?

Dios: ¿Acaso llamabas a alguien más? Dime… ¿Por qué me llamabas con tanta insistencia?

Yo: Dios… me siento mal, estoy triste, ya no aguanto este dolor, de verdad no sé si pueda continuar esta marcha tan dura y difícil.

Dios: Cuéntame, ¿qué ha pasado, hijo?

Yo: Dios… es por mi tierra, es por mi Puerto Rico, por mis amigos, por mi familia, por mi iglesia, son muchas cosas, sé que para ti no hay nada imposible, pero para mí esto es imposible.

Dios: Hijo… si andas conmigo, nada te será imposible…

Yo: … pero, Dios tu no entiendes, soy yo el que estoy sufriendo, soy yo el que no aguanta este dolor, soy yo el que no puede soportar ver tanto pecado en este mundo. ¿Qué hago?

Dios: Muy bien, ahora mismo mandaré a mi hijo para allá y verás los que pasará en 33 minutos.

Yo: ¿Cómo? ¿Qué mandarás a tu hijo hacia acá? Pero, ¿para qué? ¿Qué pasará en 33 minutos?

Dios: Espera, no seas tan impaciente y serás testigo del acontecimiento más grande que jamás se haya escrito.

Yo: Esta bien, pero tengo miedo.

Dios: No temas porque yo estoy contigo, confía en mí, yo no te desampararé.

Yo: Está bien, eso haré.

(33 minutos después)

Yo: ¡Dios! ¿Estás ahí? Dios por favor, ¡Responde!

Dios: Dime hijo…

Yo: Dios, lo humillaron, lo escupieron, le martillaron sus manos y sus pies, lo golpearon, lo… ¡CRUCIFICARON! Dios, no te quedes callado, dime algo…

Dios: Hijo, envié a mi único hijo Jesús, para que fuera allá y pasara por todo el sufrimiento por el cual tú estabas pasando y…

Yo: … pero Dios… ¡LO ASESINARON!

Dios: No me interrumpas… envié a mi hijo, para que derramara su sangre por todo este mundo, para salvarlos y librarlos del pecado, su sangre ha sanado su tierra, Él murió por ti…

Yo: … pero Dios… ¡NO! Eso yo no lo merezco, su sangre, su dolor, sus lágrimas, Dios, pero era tu único hijo…

Dios: Escucha… todos ustedes son mis hijos, Él ha sido el elegido para ser el libertador de tu TIERRA, de tus AMIGOS, de tu FAMILIA, de tu PUERTO RICO, de tu IGLESIA, de tu VIDA. Él murió por ti y por todo aquél que respire; Él derramó su preciosa y pura sangre para librarlos de todo pecado que contamine su tierra y sus vidas, Él murió con el único fin de que yo los perdonara de todo el mal que ustedes han causado.

Yo: Dios, No comprendo… ¿Eso no te duele?

Dios: Me duele, pero para mí nada es imposible, Él en tres días estará comiendo al lado mío y me mirará a los ojos y me dirá “Papá, Te Amo…” Él es el Salvador.

Yo: Dios… no lo puedo creer, realmente Tú eres poderoso, Tú eres Dios,  al fin he comprendido que yo si tengo un propósito en esta vida. Llevaré tu palabra a todas las naciones y seguiré cada paso de lo que Tú quieras hacer conmigo, Dios, perdóname por mis quejas, por insistir tanto, por ser como soy. Quiero ser él que haga del sacrificio de tu hijo uno digno y real, quiero seguir tu ejemplo. Dios, quiero ser como tú.

Dios: Hijo, así será, así será…

3 comentarios en “En tan solo 33 minutos

  1. Gracias Señor por darnos este regalo tan precioso. Por eso te amo. Aunque yo soy una pecadora, así tan imperfecta, tu me rodeas con tu amor. ESTOY ENAMORADA DE TI!!!

  2. Ese sacrificio reqluiere mucho. Primero que nada hay que ser como el titulo : Ser diferente. El apóstol Pablo le decia al joven Timoteo: Ninguno tenga en poco tu juventud, pero se ejemplo de los fieles, en palabra, conducta, amor, espiritu, fe y pureza. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina, persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”. Muchas bendiciones en tu nuevo caminar.

    • Sí, pastor, sigo el camino que el Señor tiene trazado para mi, no me corromperé, sé quien es Dios en mi vida y sé que valgo mucho más que cualquier cosa que el mundo me pueda ofrecer. Gracias por todo, solo persigo mis sueños, solo maduro espiritualmente, solo le doy alas a lo que no se atrevía volar. Lo estimo y lo respeto demasiado, igual que a su esposa Amparo y a su familia. En mi corazón siempre estarán, eso no cambiará. Una vez mas, gracias por ser ejemplo y por todas las herramientas que me facilitaron ustedes para ser quien soy en estos momentos. Bendiciones también para usted… K.D.

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s