Una fuente de sabiduría olvidada

Por Kevin Daniel Cruz Reyes

Es insólito pensar cómo otras culturas veneran a los viejitos como caudales de sabiduría. Nuestra cultura occidental los descarta, reniega de sus consejos, mientras que glorifica en un culto morboso a la juventud, que aunque bella, es inmadura“. (Quintín Rivera Toro – Revista Cruce/Universidad Metropolitana)

Para comenzar, esta frase dice mucho, aún siendo breve, pero lo que importa es que es directa y no obvia detalles importantes a la hora de llevar el mensaje efectivamente.

En nuestro País, hemos tenido una gran crisis en el tema de cómo debemos valorar a nuestras viejos, a esa generación que tiene tanto que ofrecer, pero a la misma vez carecen de los recursos y de los medios efectivos al momento de dar una sugerencia o algún consejo.  Teniendo, así, que conformarse con transmitirlo solamente a los nietos, limitando la gran importancia e información que poseen esas palabras, las cuales pueden ser de utilidad para un mejor Puerto Rico. Hemos encajonado a estas personas en asilos o centro para envejecientes para que jueguen dominó y a las cartas, pero no hemos contado con ellos para nada más, hemos obviado su gran conocimiento dándole paso a nuevas ideas, que no está mal, pero que carecen de unas raíces fuertes.  Posiblemente si contáramos con la sabiduría de nuestros viejos ya hubiésemos solucionado de una manera efectiva los problemas sociales que enfrentamos.

Los jóvenes tienen la fuerza, la creatividad, las energías, los medios, lo recursos, pero fallan en algo que todavía les falta mucho por madurar y por aprender de la vida.  Por lo cual en este caso podríamos complementarlo con los viejos que hemos olvidado en alguna pobre casa o como dije anteriormente en un asilo. Toda mi vida he pertenecido a una iglesia en donde a los viejos se les llama la edad dorada o la de oro, dándoles la importancia que se merecen, ya que el oro es lo más valioso en la escala valorativa.  Pero más aún, me tomado la tarea de hablar con unos cuantos y definitivamente es grande lo que saben y la fortaleza que estos tienen, siendo fuertes en la salud, en las muertes, en los problemas; son especiales y son esenciales en el momento aconsejarnos o de regañarnos, ayudándonos así a enderezar nuestro camino.

Como nieto, los abuelos son tan únicos y especiales, con su humor, con su alegría, con esa chispa que a veces nosotros los jóvenes carecemos. Al final, seguimos ignorando los asuntos fundamentales y dándole prioridad a lo que nos separa como pueblo y a lo que nos hace cometer errores, arruinando poco a poco lo  bueno que nos queda como País.

Soy joven, apoyo a la juventud, pero nuestros viejos tienen que expresarse, tienen que ser instrumentos y/o piezas importantes en nuestro crecimiento como sociedad y como personas.  Por el carecimiento de valores es que estamos acercándonos a países que viven conflictos lamentables, y eso no lo deberíamos tolerar ni mucho menos permitir.

Recalquemos la importancia de los viejos, padres, abuelos, vecinos, maestros, médicos, todos pasaron por profesionales por las cuales tú y yo aspiramos alcanzar, no hay mejor consejo que el de aquel que ha pasado ya por el camino por el cual en algún momento también vamos a pasar. Retengamos lo bueno y desechemos lo malo, siempre dejando que Dios sea quien nos guíe y quien nos lleve a puerto seguro. Dice un refrán muy popular: “El que escucha consejos, llega a viejo”, no seas cabeciduro y deja que otros aporten aunque sea una piedrita a la construcción del muro de tu éxito.

4 comentarios en “Una fuente de sabiduría olvidada

    • Exactamente eso queremos que el mensaje llegue a nuestra juventud, que poco a poco se ha ido olvidando que los consejos son tan importantes como las decisiones que en el cada día se toman. Nuestros viejos son parte, queramos o no, de nuestra cultura, y que nuestro país ha sido defendido y amado por ellos… K.D.

  1. Tristemente las personas mayores quedan más y más en el olvido. Si una enseñanza de mis padres cuando era niño esta fresca en mi mente es el respeto a las personas mayores. Claro, me enseñaron a respetar a todas las personas, pero el respeto a las personas mayores tenia un énfasis especial.

    Es tan interesante escuchar sus anécdotas, su experiencias a través de la vida. Tanto que aportaron a la sociedad y nuestras vida y hoy no se les da mucha importancia. Gracias a Dios me queda mi abuela por parte de madre viva, y aunque no la puedo ver tan frecuente como a veces quisiera, cada vez que la visito se nota la alegría porque su nieto la esta visitando…

    Durante esos momentos de visita siempre surgen recuerdo o anécdotas que me comparte y le agradezco las atenciones que me presta, excelente post ! .

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s