Esclavos de la mentira

Por Elizabeth Vargas

Desde pequeños nos enseñan que las mentiras son pecado y por ende, no le agradan a Dios.  Pero, antes de entrar a la discusión del tema, me gustaría compartir contigo dos definiciones, de acuerdo a la Real Academia Española:

Mentira – Expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa.

Esclavo – Sometido rigurosa o fuertemente a un deber, pasión, afecto, vicio, etc., que priva de libertad. Dicho de una persona: Que carece de libertad por estar bajo el dominio de otra.

No hay mentiras pequeñas, piadosas o medias verdades, todas son iguales ante los ojos del Señor. Y muchas veces nos dicen que “una mentira lleva a otra”.  Una premisa que es cierta porque una vez dices una mentira tendrás que recurrir a otras para cubrir la primera.

Es ahí donde llega la esclavitud a las mentiras, ellas comienzan a gobernar la vida, a quitar la libertad que solamente se obtiene a través de la verdad.  Vivir una vida de falsedad te condena a ser esclavo, a utilizar una máscara ante los demás, pero ¿quién se podrá esconder ante Dios?  Quizás puedas engañar a los que están a tu alrededor por un tiempo, pero hay dos cosas que debes saber:  Dios conoce lo que callas y lo que ocultas; y la verdad, tarde o temprano, sale a la luz.

El Salmo 139:7-8 dice: “¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú;  Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás“.

Entonces, ¿qué logras con mentir y callar tu pecado?  La palabra de Dios establece en el Salmo 32:3 (en dos versiones distintas):

Mientras me negué a confesar mi pecado, mi cuerpo se consumió, y gemía todo el día“. (Versión NTV)

Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día“. (Versión RVR1960)

En otras palabras, ese pecado que ocultas, esa mentira que llevas “bien guardada”, Dios la conoce.  Pero el que realmente se hace daño eres tú porque vivir en una falsedad, mintiendo, ocultando lo que hay en el corazón, lo único que hará es consumirte en vida, no vas a poder ser feliz porque eres esclavo. Tendrás que enfrentar las consecuencias que conlleva la atadura del pecado.

Quiero compartirte lo que dice el Señor sobre la mentira:

Salmo 5:6

Destruirás a los que hablan mentira; Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová“. (Versión RVR1960)

Salmo 63:11

Pero el rey se alegrará en Dios; Será alabado cualquiera que jura por él; Porque la boca de los que hablan mentira será cerrada“. (Versión RVR1960)

Proverbios 13:5

El justo aborrece la palabra de mentira; Mas el impío se hace odioso e infame“. (Versión RVR1960)

Proverbios 19:9

El testigo falso no quedará sin castigo, Y el que habla mentiras perecerá“. (Versión RVR1960)

Entonces, ser de una forma y aparentar ser otra; ocultar información, guardar un pecado y dar versiones distintas a la realidad, todo eso es mentira y vivir en falsedad.  Actos que Dios condena, aunque se escuche o se lea fuerte.  Hoy tienes un reto frente a ti, ¿quieres ser libre?, la verdad te hará libre.

No seas esclavo de la mentira, Dios te quiere dar la libertad.

¿La recibes?

2 comentarios en “Esclavos de la mentira

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s