Un espacio para la renovación y la transformación

Por Elizabeth Vargas

Luego de concluir el retiro de jóvenes de nuestra Iglesia, bajo el tema: Renovando nuestro ser interior para transformar nuestro ser exterior, he decidido compartir algunos puntos que considero importante.  Sé que Dios nos inspiró ese tema con un propósito especial.

Compartimos con ellos que lo que somos exteriormente refleja cómo somos internamente.  Por lo tanto, es bien importante que Dios trabaje en lo más profundo de nuestro ser para poder mostrar al Señor a través de las acciones y podamos testificar del amor y el poder del Creador.

Sin embargo, les decíamos que las pruebas de la vida pueden afectar nuestro corazón y podemos flaquear, pero Dios desea renovar nuestra vida por completo.  En 2da de Corintios 4: 16 dice:  “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día“.

Entonces, entendemos que la renovación es fundamental.  Este proceso implica un análisis de aquello que está destruido, dañado para volverlo a su estado original y que se restablezca la relación con Dios.  Además de esa renovación constante es necesaria la transformación.  Esta requiere cambiar costumbres, actividades y todo aquello que no le agrada a Dios.

En cuanto a esos aspectos que debemos evitar y sacar de nuestro interior la palabra de Dios es bien clara.  A continuación unos versos que traen los principios establecidos por el Señor.

Colosenses 3: 5 – 10

5 Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría.6 Por estas cosas viene el castigo de Dios. 7 Ustedes las practicaron en otro tiempo, cuando vivían en ellas.8 Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno.9 Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios,10 y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador.

Galatas 5: 19 – 26

19 Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje;20 idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos21 y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
22 En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad,23 humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.24 Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos.25 Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu.26 No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros.

Por lo tanto, Dios nos hace un llamado especial, los mismos son:

 Jeremías 15:19

Por eso, así dice el Señor: «Si te arrepientes, yo te restauraré y podrás servirme. Si evitas hablar en vano,  y hablas lo que en verdad vale, tú serás mi portavoz. Que ellos se vuelvan hacia ti, pero tú no te vuelvas hacia ellos.

Romanos 12:2

No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

Finalmente, quiero decirte, que no conozco por cuál proceso estás pasando ahora mismo, pero sea cual sea es necesario que renueves y transformes tu vida por completo.  Todos los procesos son dolorosos, pero el resultado será verte convertido(a) en la persona que Dios quiere que seas.  Un instrumento en las manos del Señor que pueda compartir lo que Dios ha hecho en su vida.

La decisión es tuya, evalúa tu interior, verifica qué debes sacar, inclusive, pídele a Dios que te revele aquellas cosas que están ocultas y que no te permiten cumplir con el propósito del Señor en ti.  Sin duda alguna, vas a poder restaurar tu interior y la transformación que se va a reflejar en tu exterior impactará la vida de otros.

2 comentarios en “Un espacio para la renovación y la transformación

  1. Creo que estaría de más decir que fue una experiencia muy gratificante, Dios como siempre hizo de las suyas así que lo aprendido a ponerlo en práctica. Recuerden que la transformación no será de la noche a la mañana, pero te darás cuenta que vale la pena el poco a poco, el día a día, el proceso por el cual hay que pasar para poder reflejar la gloria de Dios en nosotros… Bendecidos!

    • Me alegra mucho Kevin, lo importante es reconocer que seguiremos en el proceso hasta que el Señor perfeccione su obra en nosotros.

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s