El poder de su sanación

Por Eileen Filomeno

“Sáname, oh Jehová y seré sano; sálvame, y seré salvo; porque tú eres mi alabanza. ’’ Jeremías 17:14

Oración a Dios:

¡Oh Jehová! ¿Cuántas veces he implorado tu sanación sin una respuesta de tu parte? Mírame estoy enferma y cada día empeoro, porque no oyes mi pedido o es que acaso no merezco esta humilde petición. Soy un buen ser humano y ayudo al prójimo, trabajo por mi familia y fielmente voy a tu casa, porque entonces no me has contestado mi petición de sanidad.

Estoy muy cansada y mi alma ya no resiste tanto dolor, necesito que me ayudes y me llenes de salud. Yo sé que no soy la única persona en el mundo que necesita ser sanada, pero oh Jehová, ¡Ya no puedo más! Te prometo que seré fiel y trabajaré por ti cada día de mi vida, te prometo que hasta mi fin predicaré tu palabra, sólo te pido sanidad… sólo te pido sanidad.

Contestación de Dios:

¡Hija mía! Hace mucho que quiero sanarte, pero no me has permitido trabajar contigo. Cada día trato de depositar un gramo de sanidad a tu cuerpo, pero tú con tu afán de querer sentir sanidad por completo has ignorado mis pequeñas señales. Sé que eres buena sierva, que ayudas al que te necesita y que fielmente trabajas para ser mejor cristiana, pero al parecer no has confiado en mi poder. Yo tengo el poder de sanarte y lo estoy haciendo pero tú en tu afán has olvidado que el milagro de la sanidad primero tienes que creerlo sin verlo, porque yo tu Dios ya te he escuchado, sólo necesito que confíes en mi para que entonces puedas ver el poder de sanidad. ¡Ayúdame a poder sanarte! Confía y espera en mí.

Moraleja:

Muchas veces queremos ver un gran milagro y en nuestro afán dejamos pasar los pequeños milagros que Dios va depositando en nuestra vida y nuestros cuerpos. ¡Aprendamos a confiar y a creer aunque no podamos sentir que grandes cosas sucedan! Dios está trabajando sólo déjalo sanar y salvar tu vida.

2 comentarios en “El poder de su sanación

  1. Bonito texto el que aquí expones, debemos comprender que somos milagro, que Dios esta en ti y tu en El, jamas los puedes separar; pero en ocasiones solo lo llamamos cuando llega el temor. Es como lavarte las manos, siempre las tienes en ti, solo que en oportunidades las lavas. Dios esta en ti, háblale y confía mas.

    un saludo
    Alfredo

    • Gracias Alfredo, es cierto no solamente debemos buscarlo cuando lo necesitamos con más urgencia,debemos buscarlo siempre pues como tu dices no debemos separar nuestra vida de la de Él.

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s