Reflexión sobre la violencia

Por Brendalie Rivera Torres

Muchos nos preguntamos por qué la violencia (en todos sus aspectos) va en acelerado aumento.  Sólo por mencionar uno de los más comunes problemas existentes en nuestra sociedad.

Entonces, comenzamos a buscar una respuesta. Tal vez, sería muy fácil llegar a la conclusión de que por la falta o pérdida de valores de algunos grupos dentro de la sociedad en que vivimos, es que suceden todas las situaciones atroces que vemos y escuchamos a diario en los medios de comunicación del País.

Pero, como estudiante del programa graduado de Psicología, quisiera compartir con ustedes una reflexión intensa que realizamos en la clase de psicología social.  Antes de llegar a esa conclusión, debemos estar conscientes de que la sociedad la formamos todos, que más allá de lo que somos hoy, nos hemos formado a través de un proceso histórico, y por consiguiente, no podemos ver los problemas sociales aparte de lo que somos. Porque de una forma u otra, aunque cueste creerlo, todos formamos parte de ellos.

Sin embargo, la situación social es  más compleja.  En la medida en que no tengamos conciencia de las distintas clases sociales, que establecen una gran diferencia entre los sujetos dentro de una misma sociedad, seguiremos perpetuando la “realidad” existente. Por ejemplo, sería sencillo culpar e individualizar a un grupo o una persona por cometer un acto inmoral, pero sería más complejo indagar el entorno social en el que se ha desarrollado éste o éstos sujetos, para intentar comprender (no justificar) el por qué de sus acciones.

La invitación es a vernos como iguales, porque quizá nosotros mismos estamos siendo opresores sin darnos cuenta. Llegar hasta la cruda realidad de ese otro, que para ti puede tener un significado, y para esa persona puede tener otro. Un ejercicio interesante, fue cuando el profesor, nos planteó el caso de un hombre que mató varios niños inocentes, de manera equivocada. Luego, nosotros los estudiantes teníamos que opinar sobre el agresor. Muchos dijeron que la persona estaba falta de valores o hasta mal de la mente. Sin embargo, la reflexión final, nos llevó a comprender, que quizá esa persona creció en un entorno que no le enseñó lo qué son valores, que no le inculcó respeto al prójimo, ni a sí mismo, mucho menos respeto y valor por la vida misma.

Aunque pudiera ampliar mucho más sobre el tema, finalmente, el mensaje que quiero transmitir, es que la falta de valores es parte de una inmensa red de opresiones dentro de la sociedad.  Pero hay que ver más allá de lo que presenciamos como violencia.  Tenemos que estar conscientes de ello, en nuestro día a día, para poder contribuir desde nuestro propio entorno, a cambiar todo lo negativo que nos destruye como seres humanos sensibles, solidarios, y hermanos en el amor de Dios.

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s