Un “amor” que no tuvo principio, pero sí un fin

Por Kevin Cruz Reyes

Era una urbanización muy tranquila donde vivía una chica de 19 años llamada Desiré, que le gusta mucho la música y andar con sus amistades. Un día en la universidad conoció a un chico apuesto, callado e interesante, que le llamó mucho la atención. Ella decidió acercarse a él y comenzar una conversación para presentarse y conocerse un poco mejor; el chico se llamaba Pablo.

Decidieron un día salir a almorzar para ver que tan afines eran y para saber si había futuro entre ellos dos. La chica le comenzó a decir que le gusta la música, andar con sus amistades, ir a la iglesia, pasar tiempo con la familia, etcétera. Él chico no se quedó atrás y comenzó a decir que la única música que le gustaba era el “Rock Metal”, que no era muy creyente de Dios, que le gustaba andar solo por ahí, entre otras cosas. Al terminar de almorzar, ella se dio cuenta de que no eran afines, pero aún así decidió seguir hablando con él, con alguna esperanza de que algo sucediera.

 Meses después, Pablo conoce a otra chica con la que compartía muchas cosas, como su gusto con la música, los lugares que frecuentaba, entre otras, y comenzó a enamorarse de ella, mientras Desiré ya se había enamorado de él, pero con el pasar del tiempo su amor no fue correspondido. En la biblia, Dios dice en Cantares 3:7: “Prométanme, oh mujeres de Jerusalén, por las gacelas y los ciervos salvajes, que no despertarán al amor hasta que llegue el momento apropiado.”

 En esta historia podemos ver que desde el principio se sabía que era un “amor imposible”, un amor que no era compatible, un amor que no llegaría a nada. Jóvenes, por más lindo/a que consideres a una persona deje que Dios sea quien guíe tus pasos, quien elija ese/a compañero/a que sea compatible contigo. Como dice en su palabra no despertemos al amor hasta que llegue el momento apropiado, el momento en el que tú estés listo/a. Realmente no hay amores imposibles, hay muchas historias que lo comprueban, pero si hay señales de que no es el/la indicado/a para ti, así que abre tus ojos, elije con más cuidado, actúa con la mente y no con el corazón y habla con Dios para que sea quien ilumine tu camino. Bendiciones.

 Jackeline Vega, colaboradora especial con la temática del escrito.

¿Qué piensas del tema?, ¿Cuál es tu opinión? Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s